Anuncios

Ya sé que el refrán no es exactamente así, pero los tiempos obligar a modernizar todo, hasta los chascarrillos.

Cuando era más joven e irreflexivo, si puede ser, mis padres me decían aquello de saber rectificar, de darse cuenta de los errores. Había una frase que decía mi madre: “sostenella y no enmendalla”. En esta frase se recoge la idea principal de mantener una postura hasta el final, aunque sea equivocada. Incluso con todo en contra, con las advertencias externas y alarmas a tope, aunque se lo diga la niña de Rajoy.

Read More

Anuncios

A mi corto entender, eso es lo que hemos hecho este año, echar rosas a los cerdos.  Llevo años preguntándome porqué nos presentamos al concurso de Eurovisión, llevo años preguntándome porqué nos engañamos una y otra vez pensando que llevamos la mejor canción, a la chica más guapa, o el espectáculo más impactante o novedoso.  Read More

Queriendo halagar a mis padres, el propietario de el Mesón Vizcayo llegando a los postres, se acercó a la mesa y les dijo: “Señora, que guapos los hijos y qué guapo el marido, claro, de buenos huevos los mejores pollos”
La referencia a los huevos y a los pollos nos encantó, somos así, ¡Qué le vamos a hacer!

Read More

Más vale tarde que nunca, y yo cuando adquiero un compromiso intento cumplirlo. Necesitaba encontrar un tema suficientemente simpático, o sacar la mano a pasear, que tampoco estaría mal.

Porque desde luego, como están las cosas últimamente, es para sacar la mano a pasear. Entre la vuelta de tuerca a la ley del aborto, con la que no estoy de acuerdo, la indefinición del gobierno y la absoluta lentitud de la justicia, estamos como queremos.

Pero esta entrada no va eso, va de cosas simpáticas y no de miserias.

Read More

Han pasado más de cuatro meses después de mi última entrada. Es muy difícil mantener el ritmo de publicaciones sin que afecte al nivel, a la calidad de las mismas.

Tengo empezados varios temas, y los he ido abandonando, porque unos eran sólo importantes para mi y otros no importaban a nadie. Al principio, cuando empecé el blog fue una excelente terapia, vomitar sin salpicar, un símil asqueroso pero gráfico. Hoy volveré a escribir, porque hay cosas que tenemos que compartir.

Esperad un poco solamente.

A %d blogueros les gusta esto: