Anuncios

Querida amiga

Quizá recuerde un poco a aquella manera de comenzar de Elena Francis, mucho más glamurosa que Isabel Gemio sin ningún lugar a dudas.

Hoy he recibido una carta de una amiga mía, alguien a quien conozco de hace años, y alguien que me ha dado una lección, de cariño, de lealtad y de humildad.

Enseguida me he puesto a escribirle una respuesta, una a la altura de la suya, algo que me ayudase a estar cerca, a devolverle cariño y parte de la amistad que me profesa.

Querida amiga, yo tampoco se cómo decirte cuánto te aprecio, pero quiero intentarlo.

Muchas gracias por tus letras, lo primero. No te envidio el momento en el que has decidido escribirme, seguro que te ha costado, porque además de felicitarme por este trocito de mi cor que es mi blog, querías que supiera muchas cosas. Muchas gracias por tu sinceridad y por tu forma de hacerme sentir bien.

Deja que te diga que lo siento. Deja que me disculpe, deja que te pida perdón. Y si alguna vez te hice daño, jamás quise hacerlo, porque te he apreciado siempre.

Muchas gracias por tu sinceridad y por tu forma de hacerme sentir bien.

Déjame que te diga que lo siento si alguna vez te hice daño, durante mucho tiempo he tenido a mi persona escondida bajo el personaje. Aquel personaje medio jefe, jefe y medio; antipático y chillón, que quiso parecerse a quien no debía y que ahora lucha por despegarse de aquel, y créeme cuesta. Cuesta casi tanto como cuesta quitarse un tatuaje, duele ya que aunque haya dejado el personaje a un lado, la sociedad se encarga de recordármelo, de traérmelo todos los días.

Quien bien te quiere, te hará llorar. No me estoy excusando, no teníamos una relación de amor odio, era una relación de amor mal explicado. Pero tan duro es este refrán, que jamás pensé que podría hacer daño, tanto daño.

Lo positivo, lo que más me gusta, es que seguimos siendo amigos. Ahora más que antes, ahora que no me tienes que aguantar a diario, pero estamos ahí. Siempre.

Tu carta, me ha emocionado, me ha gustado, me ha hecho un nudo en la garganta, lo ha desecho, he sonreído y te he sentido cerca. Gracias amiga, te quiero bien.

Lo mejor, lo que me ha hecho más feliz, es descubrir, que los que me conocéis como soy, y no al personaje, me habéis descubierto, y me habéis ayudado a ser mejor persona.

Seguro que vas a conseguir lo que te propongas, porque eres grande.

Besos.

Anuncios
6 comentarios
  1. Alicia dijo:

    Todo el mundo alguna vez tiene que aparentar ser lo que no es para salir adelante. Lo importante es saber reconocerlo y saber pedir perdón y el resto va saliendo poco a poco.

    Me gusta

  2. nieves dijo:

    Muy sentida tu reflexión. Nunca es tarde para reconocer lo que pudimos hacer no demasiado bien y “hacer las paces” con las personas que nos acompañaron durante algún tiempo. ¡Adelante!

    Me gusta

  3. Tito dijo:

    Errar es humano y rectificar, divino.

    Y herrar… herrar, sólo lo puede hacer D. Amalio, para los niños es como un súper-héroe 🙂

    Abrazos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: