Anuncios

No todo vale

No vale todo, ni en tiempos de crisis, ni en esta crisis de valores.

En el Quijote Miguel de Cervantes atribuye al hidalgo una frase dirigida a su fiel escudero: “amigo Sancho, la pestilencia de tu aliento denota la bajeza de tu condición”. No sólo es que haya comido ajo o chorizo, que también, sino que lo que sale se de su boca deja patentes sus carencias.

Reconozco que es un tema que me tiene caliente como el palo de un churrero, porque cada día es más frecuente encontrar porteros prevaricadores que por llevar gorra de plato se creen generales, y taxistas que se creen pilotos de rally porque su coche es TDI, o directivos que se creen dirigentes porque tienen cara de no saber digerir, y no es un problema de estreñimiento sino de entendimiento.

La perorata, razonamiento molesto o inoportuno, viene porque he conocido al nieto de aquel insigne escudero. La diferencia es que aquel es buena gente con 500 años de buenismo a sus espaldas, y éste sólo ha heredado el pestuzo a ajo. Hacía tiempo que esperaba una oportunidad para conocerle, y todo hay que decirlo jamás me habían tratado peor y con menos clase, estilo y educación.

Es impresionante la cantidad de mindundis que hay en el mundo, en las empresas y en los puestos directivos. De los políticos, no hablo porque mi criterio es tóxico, no por intoxicado sino porque podría intoxicar. Y en cada recoveco aparece el mindundi, el poca cosa, el pan sin sal, el enchufado, el pagafantas, el trepa, el chupón, el copión, el vago, el escaqueado, el sinvergüenza, el golfo, el impresentable, la indiscreta, el cobarde, la aprovechada, el campeón de solitario, el borrachín, “yo hago lo justo”… Una fauna laboral increíble, pero es muy difícil dar con el profesional, el buen profesional.

Que nadie se enfade ni se de por aludido, es terapia Solamente.

Anuncios
5 comentarios
  1. juan dijo:

    Dos apuntes: en el mundo comercial hay que lidiar reses de todas las ganaderías y para más complicación no te muestran el plantel antes de la corrida. Ahí aplicar técnica y aguantar “bien plantao”. Y el segundo: El hombre culto y educado se caracteriza por su capacidad para ponerse a la altura de su interlocutor variando su registro y actitudes entre un abanico cuanto más amplio mejor… recursos compañero, no hay amigos ahí fuera.

    Me gusta

    • Todo es como dices, pero dicen que lo último que se debe perder son las formas. Y yo, que soy así, no recibo a nadie para ignorarle ni para putearle. Cosas

      Me gusta

  2. Tito dijo:

    Ellos se lo pierden.
    Habrá que hacer más visitas.

    Me gusta

    • El problema no era de fondo, si no de formas. La presentación no era para tanto como para ser plausible, pero tampoco como para dejar patente el desagrado que le produjimos.

      Me gusta

  3. Visto de otra forma, te has ahorrado compartir trabajo con quien seguramente no hubieras querido como cliente. Y es que, visto desde el lado del proveedor, no todos los clientes son deseables.

    Tu charla, por lo tanto, ha sido exitosa 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: