Anuncios

Requiem, día de lágrimas.

“Lacrimosa dies illa Qua resurget ex favilla iudicandus homo reus.
 Huic ergo parce, Deus Pie Iesu Domine. Dona eis requiem, Amen.”

“Día de lágrimas serà aquel en que resucitará del polvo para el juicio al hombre culpable. A ese, pues, perdónalo oh Dios. Señor de piedad, Jesús. Concédeles el descanso concédeles el descanso, Amen.”

El estado de ánimo de Wolfgang Amadeus Mozart no era el mejor en el momento de componer el requiem, no trabajaba bien bajo presión, ¿o quizá si? A lo mejor el éxito de la misa de difuntos más escuchada de la historia está precisamente en el tono mortuorio del espíritu de Mozart.

El Requiem es su última obra, escrita con su último aliento a finales de 1791. La completó su alumno Franz Xaver Süssmayr, y concretamente Lacrimosa es la última pieza del Requiem que el propio Mozart plasmó.

Esta obra maravillosa está unida a muchos días tristes de muchas almas, pero principalmente lo relaciono con la conmemoración de los atentados del 11-M.

En esa negra fecha algo cambió en nuestras vidas para siempre, tanto que la herida sigue abierta y no cerrará hasta que se esclarezca la verdad, hasta que se sepa quienes están detrás de este crimen horrible. Pero como dice el autor en su lacrimosa, llegará el día de lágrimas en el que el juicio se hará y se castigará a los culpables.

Este artículo tiene dos intenciones que quiero dejar claras, una que quiero que sirva de homenaje a todos aquellos a los que les robaron la vida aquella mañana, y otro de crítica al uso aberrante de las sangre de los inocentes, y no sólo por los políticos, que lo hacen muy mal, fatal. Sino porque son las víctimas, familiares de aquellas víctimas, las que ni siquiera han sido capaces de ponerse de acuerdo.

Los crímenes hay que investigarlos, hasta el final y caiga quien caiga. Además, con tantos muertos y tanta sangre sobre la mesa, el rigor manda y hay que dejar a un lado las sensaciones y el dolor. Está claro que las víctimas tienen todo el derecho a organizar sus recuerdos y a organizarse, y hasta ahí. Y los jueces y el Fiscal General del Estado a investigar, abrir, cerrar, re abrir y terminar el caso cuando procesalmente no haya nada que investigar. Pero si hay pruebas, que se investigue, si hay sombra de duda, que se investigue. Que no se cierre en falso, que si hay que hurgar en los huesos de aquellos que murieron hace 70 años, con más razón tenemos que mirar por estos que fueron asesinados hace sólo 8.

No opino, que podría, Solamente constato y recuerdo.

Anuncios
1 comentario
  1. Alfredo dijo:

    Basta una chispa, para que todo lo inflamable salte por los aires. E inflamable es todo aquel que alberga rencor, odio y animadversión hacia todo lo que no es como le gustaría. Por eso, hay gente que se deja llevar por esos sentimientos más que por la razón y el sentido común.
    Y sabes que yo también podría opinar, seguramente calcadito a tí, pero no caigamos en lo mismo que criticamos.

    In Memoriam.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: