Anuncios

El día del padre

Un año más ha sido el día del padre, y que no dejemos de celebrarlo, ni como hijo, ni como padre, mal signo sería. Desde luego, pese a ser un invento de El Corte Inglés, es una excusa ideal para las reuniones familiares.

Para eso y para que los profesores de infantil, primaria y secundaria den rienda suelta a toda su imaginación, y a todo lo que aprendieron sobre pretecnología, lo que conocíamos como manualidades. Cada año me sorprenden más con las cosas que se puede hacer con un turulo de papel de wc, con una vieja guía de las páginas amarillas, la tan llevada y traída caja de quesitos de la vaca que ríe, o los múltiples usos de la plastilina y la arcilla en todas sus versiones y acabados.

Este año estoy especialmente orgulloso de los docentes de mis niños y de su imaginación y habilidades. Jaime me ha hecho una especie de libro antigüo. Los materiales: una guía de las páginas amarillas, pintura roja y dorada, cinta roja, una foto familiar y una dedicatoria: “Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño el dedo de su padre, lo atrapa para siempre.” Nudo en la garganta, niño feliz y orgulloso, padre más aún.

Lucía ha hecho un portabolis/dragón. Materiales: Pastilina de colores, barniz transparente y un bic para hacer los agujeros en el dinosaurio, base de cartulina y gomets de colores. “Querido papi, gracias por cuidarme, eres bueno y guapo. Vas a jugar conmigo a las muñecas o a las barbis. Y felicidades por tu santo (Una de mis jotas) que pases un buen día. te quiero mucho, muchos besos.” He puesto en su sitio las b y las v allí donde corresponde.

El regalo de Carmen para nota, un parasol de coche monísimo. Materiales: un parasol, papel de charol azul para el envoltorio, pintura blanca y las manitas de mi ángel. Estaba feliz, emocionada, brincando de los nervios esperando que lo abriese. y luego me lo ha explicado: “¡Son mis manitas, de Carmen!”

Este fin de semana nos hemos juntado, reunido, congregado, en torno al pater y los subpaters que ya somos varios. Es cierto que estábamos todos un poco inquietos, esperábamos los resultados de las pruebas de papá. Él se pasó su día del padre pensando en si tendría regalo el día siguiente, estoy seguro de que era el que más deseaba. Se que el jersey, el polo… le agradan, pero para él lo primero somos nosotros y su fuerza vital.

Además de que la enfermedad innombrable, el cáncer en modo Linfoma, ya te deja mermadito, esta vez el contraste que tiene que tomar antes del TAC le había sentado regular y llevaba días bajito, mermadito y acojonadito. Padre, las cosas por su nombre. Hoy, él mismo decía en su Facebook al salir del médico:

“CONTROLES DEL LINFOMA.- CON LAS ANALÍTICAS, LOS MARCADORES Y EL TAC, esta mañana el Dr. del Moral ha palpado los ganglios testigo y ha definido que la situación se mantiene bien y que vuelva dentro de 6  meses… Así que estamos  “en día bueno”.

Esto es un circuito de etapas y de metas. Ganadas.”

Entonces El Corte Inglés no tiene ni puta idea, Hoy es el día del padre, al menos es el del mío Solamente.

Anuncios
6 comentarios
  1. nieves dijo:

    Muchas gracias por un escrito tan lleno de sentimiento. Ya verás que, a medida de que los hijos van creciendo se facilitan las tareas manuales, pero hay otras más etéreas que cada vez son más difíciles de llevar y que un padre, es casi imposible que pueda mantenerse al margen de las cosas de sus hijos. Lo maravilloso es que tengamos esos hijos que nos llenen de toda clase de sensaciones. Besos y adelante.

    Me gusta

  2. juanma dijo:

    Felicidades en especial a tu Padre, seguro que hoy está mejor que ayer .

    Me gusta

  3. Loreto dijo:

    Enhorabuena, menudo dia del padre y re-padre…. que maravilla…

    Me gusta

  4. Julian dijo:

    Gracias Javier por escribir tan bello. Es el mejor blog. Creo que todos los papás nos hemos sentido identificados con éste. Además yo por partida doble. Nosotros ya vamos cada año, en vez de cada 6 meses.
    Abrazos a toda la familia.

    Me gusta

  5. Justo dijo:

    Gracias por ese escrito, relacionado conmigo.

    Ser padre, se ve con el tiempo, es muy difícil, porque las obligaciones no se reducen, quizás se agrandan con el tiempo.
    Vivimos en un mundo cada vez más complicado. Aquí los riesgos aumentan y las armas de combatirlos son las mismas. Por ejemplo, muchos son los que se colocan en un trabajo, pero no se sitúa casi nadie. La inquietud permanece y tu, mientras, a diario, confías que ya los dejaste en el cole y ya está y ahí puede surgir cualquier problema, aunque sea un problema de relación entre compañeros, o el complejo propiciado desde un profesor.

    No acaban nunca las inquietudes como padre, como en la escuela de padres. Más tarde, cuando “confías” a tu hijo/a, a un/una pareja resulta que allí se están produciendo otros fenómenos cruciales. En fin, lo mejor es aprovechar cuando son pequeños, bajar a jugar con él/ella, siempre que puedas o salir de paseo de la mano, que es la unión más natural. ¿Qué no harías por evitar un daño a un hijo”.

    Ayer, en la radio, en un programa normal, decían que uno de los momentos claves de la relación padre-hijo es cuando un padre, después de una aparente reyerta entre niños, tiene que elegir entre poner mala cara a un hijo o bien defender a fondo, y eso puede perjudicar más que la propia defensa aparente. Es el resultado el que exige el “desgaste” y el medio a emplear debe ser el análisis objetivo que moverá al padre a buscar la lección y el reforzamiento moral del niño. A veces se pierde como padre y se gana para el fortalecimiento moral del hijo.

    La carrera no termina nunca. Ser padre es saber callar, comer lágrimas, esperar, tratar de trabajar más fuerte y poner más ganas en tu trabajo, aunque haya que adaptarse a un trabajo que no siempre te gusta. El truco consiste en parecer que te gusta mucho y terminar haciéndote con él. Lo más complejo es ser padre y ser hijo a la vez, porque son cosas bien diferentes e integrables.

    Para los hijos y los hijos de mis hijos que, en total, ya formamos un “grupetto” de 20 menos tres. Un abrazo a todos los padres. Me viene a la memoria mi bisabuelo, Julián, Veterinario empobreciéndose para pagar “la soldada” y evitar que fueran a la Guerra de Cuba sus ocho hijos varones, a finales del XIX. Uno no logró evitarlo y fue a la guerra y luego fue guardia civil (Tío Segundo, el padre de Victoriano).

    Con abrazo eterno. Justo II.

    Perdona por ser tan breve!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: