Anuncios

Desde mi pueblo

No todo el mundo tiene pueblo, ni falta que hace, bastante mal nos comportamos los urbanitas como para que estuviésemos todos por ahí ensuciando.

Ayer bajaban de la Pinara tres chavales, macarritas, tomando un zumo en mini brik. El primero, de esos que están de vuelta de todo con 15, tiró el cartón al suelo y lo apartó de su camino con displicencia sin saber que coño significa. El segundo lo miró, y el tercero se paró, se dio la vuelta… Y yo, como una madre pensé “lo va a recoger” y sonreí. Se abalanzó sobre el envase y saltó sobre él tres veces hasta que lo machacó. No son de aquí, ni siquiera son hijos de gente de aquí, son advenedizos llegados por el turismo rural. Ni una línea más para ellos, una para sus padres y para los demás padres, cuidad que vuestros hijos no lo hagan, que se cuiden, que cuiden lo de todos.

Parece una chorrada, pero cuando no le damos importancia a eso, puede llegar a hacernos gracia el “que se jodan” by Andrea Fabra. Alguien decía que en la vida se puede ser de todo menos tonto, no creo que sea tonta, pero no tengo duda de que le falta un hervor. Menos mal que ha salido su padre a destacar los valores de la honradez de su hija, él que sabe bien qué es eso. Con ayudas así… Es cierto que por una frase así tampoco va a dimitir, pobre… Es que la tenían que haber cesado, dimitido o despedido con una patada en sus reales, ese “que se jodan” es de macarrita que tira el brik al suelo.

Es lo bueno que tienen los partidos políticos, que como en cualquier empresa, todo funciona por amiguismo, por intereses económicos o por miedo a que este o el otro “cante” y descubra la empanada. Porque empanada hay, y de las buenas. De esas con un relleno potente que repite y repite y te deja el gaznate abrasado. Es gracioso cómo se aplica el rasero de manera diferente según sea el sujeto. Al mindundi se le machaca sin piedad y se le utiliza como moneda de cambio para ocultar lo importante y proteger el culo del mindundi superior, véase concejal horterita, alcalde trepa o futuro alcaldillo de pueblo de la sierra arrasado por la corrupción. Mi amigo Nacho, doctor en muchas cosas y politólogo sufridor de amistades impunes, los califica como mediocres. Y sigue diciendo que sin méritos propios han llegado a altos designios gracias a ser la guardia pretoriana de otros, y a “desgastar sus rodillas frente a las braguetas de sus jefes”. Tan fuerte como cierto. Tanto me ha impresionado la crudeza del análisis, que me he alegrado de haber cambiado de talla de pantalones, porque me daba pánico descubrir que pude haber desgastado las mías…

Los pueblos, el que los tenga, terminarán siendo el refugio al que tendremos que irnos a esconder, a subsistir. Con los últimos recortes del gobierno en mi núcleo familiar hemos perdido 3.000€ entre la extra de navidad de los funcionarios, la subida del IVA y cualquier poyaque… Yo, si hay que apretarse, me aprieto. Si tengo que sacrificarme por el bien de España, lo hago…. Pero aviso, me voy a cagar en todo, como ese dinero vuelva a servir para que los mediocres, mindundis, abraza farolas y cierra bares se vuelvan a llenar los bolsillos. No creo que todos los políticos sean iguales, no lo son. Hay piezas únicas, especies en vías de extinción. Políticos con valores que no llegarán porque no tragarán. Yo que ni quise ni supe tragar, acabé abandonado en la cuneta porque me faltó cardio, tengo claro qué voy a hacer. El año que viene hará veinte que me afilié al PP, y había en mí valores y motivaciones que hoy no tengo ni encuentro, voy a esperar la última oportunidad. Creo que me lo debo, que necesito saber que en los que tengo fe no me van a defraudar. En las últimas generales voté a Rajoy, y expliqué a cuántos me rodeaban que era una cuestión de emergencia nacional, y lo sigo pensando. El daño que han hecho los del capullo, va a ser muy difícil de arreglar, pero espero que estos capullos de ahora no hagan lo mismo.

Un enorme Trillo me vigila desde la pared, no el ex-ministro defenestrado por haber gestionado y dirigido alguno de los marrones infames recientes. Hablo del trillo herramienta de labranza, una magnífica pieza de casi dos metros de altura y plagada de piedras que cortan como cuchillos. Este fin de semana en el Barraco ha sido especial, no sólo por lo agradable, sino porque he tenido un reencuentro con un montón de cosas de mi infancia y juventud.

En la casa se juntan los restos de varias viviendas anteriores, el piso de Paseo del Rey con sus 38 años de historia, algunos muebles del chalé de Villalba de los abuelos que la crisis de los 90 obligó a muy mal vender, algunos rescoldos del chalé del Cerrito y cosas que quedaron de la evolución de nuestras vidas. Claudio, un argentino huído del corralito y atrapado ahora en la cochiquera de nuestra querida patria, “ché viste” es un manitas y ha puesto en marcha el video betacam, ha reparado el rebobinador de cintas beta y ha puesto en marcha el viejo tocadiscos que había en mi habitación. En la antigua cuadra, hoy garaje chill out, suenan los vinilos de Supertramp, Queen, Prince y los primeros cuatro Boom. Aquí se está muy bien, y con todos esos deja vu parece que todo esto no ha pasado, que mañana iré al cole, que me recogerá el abuelo Santiago y nos traerá unos kingas que así llamábamos a los caramelos.

¡Menuda mierda! ¿En qué momento hemos autorizado a los políticos a que se llevasen todo a cambio de nada? La pena es que ahora es muy difícil resolver esto, que nos va a costar más de lo que tenemos salir de esta. No sirve sacar la bandera cuando gana la selección, que eso de la roja es bullshit, hay que usarla para unir sentimientos y fuerzas. Los grandes partidos tienen que limpiarse de chusma, mediocres, chorizos y refundarse. Y para exigir primero hay que dar ejemplo. Rajoy tiene que limpiar su casa de todo aquello que le ata al pasado gris y librarse de aquellos que le chantajean con el silencio al que le obligan. Quien tiene la conciencia tranquila no ha de temer nada, ni a nadie.

No estamos viviendo una crisis económica, estamos sufriendo una crisis de valores humanos. Hemos vivido unos años del todo vale, del trinca la pasta y corre, y ahora hay que pagarlo. Todos la han cagado, unos en mayor medida que otros, y nos han hipotecado de por vida, y ellos ahora desde los sillones de sus consejos de administración se ríen de nosotros. Se ríen mientras mascan el humo de un puro, disfrutando los recuerdos de sus abusos en la guerra sucia, la búsqueda de las armas de destrucción masiva y los delirios de grandeza al pensar el otro que resolvería todo con su alianza de civilizaciones. Esto es más de lo que cualquier civilización moderna puede soportar, y ésta no lo debe tolerar. Y que tampoco traten de convencerme de que llenando de basura la Puerta del Sol se resuelve, que a mi no me engañan, que en Cuba aún van con el Buick del 57.

Como decía Mayra Gómez Kemp, “y hasta aquí puedo leer”. No porque no pueda, porque no quiero, que me estoy envenenando Solamente.

Anuncios
8 comentarios
  1. Erjuly dijo:

    Parece que vas diciendo algo coherente,…políticamente hablando. Todos son chusma. No merecen la pena.

    Me gusta

  2. Alfredo dijo:

    Iba a comentar, mejor dicho, a añadir, pero creo que no te dan espacio suficiente en este blog para todo lo que tendría que vomitar… Enhorabuena, te has superado, incluso en lo que no has dicho, pero sabemos que lo quieres decir.

    Me gusta

  3. nieves dijo:

    Me ha gustado mucho y si puedo voy a compartirlo y a recomendarlo. Adelante, no dejes de escribir porque lo haces muy bien-

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: