Anuncios

Empalmado

¿Qué tendrá el Duque?

“La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ¡Ay Dios!” Escucho la canción de “Pedro Navaja” cantado por Rubén Blades, y entiendo a qué se refería el Duke con lo de empalmado. Según la acepción sexta de la RAE, tan socorrida para estos merdés, empalmar, o estar empalmado es “Llevar la navaja oculta en la manga y la palma de la mano, para acometer de improviso”. O de cómo se puede uno pasar de ser una estrella del deporte a estrellarse navaja en mano.

Vaya por delante, y detrás del párrafo anterior, que soy un firme defensor de la presunción de inocencia, y no solamente por la cuenta que me trae, sino porque creo en ella. Creo en ella como decían aquello de a “pies juntillas”, aunque la imagen que me venga a la memoria sea la de Judy Garland con los zapatitos rojos en el Mago de Hoz, eso si con los pies juntillos. Creo en la presunción de inocencia, porque es así, por imprescindible y garante de la equidad y la justicia. Claro está que el Duke es inocente hasta que se demuestre lo contrario, el problema es que la sensación que quedará es chusca, tosca, cutre salchichera, y eso, aunque se demuestre que nada tuvo que ver… “Echa mierda que algo queda”.

Oiga, que si las tatas estaban de alta en la empresa como si ejecutivas de cuentas fueran, de cuentas de la compra claro. O aquel becario con un curriculum vite confeccionado de corta y pegas de Internet… O las chuscas instrucciones de manejes y tejemanejes, y ahora vende el pisín por 7 millones de euros para ver si puedes pagar la fianza que pide el juez.

Quizá se refería a empalmar a: “Juntar dos maderos, sogas, tubos u otras cosas, acoplándolas o entrelazándolas” haciendo clara referencia a su socio disociado, ese que piensa que Torres más altas han caído. Seguramente su estrategia pasaba por “Ligar o combinar planes, ideas, acciones, etc.” en clara alusión al plan marcado en sus correos electrónicos para captar clientes como un excelente comercial.

“Dicho de un medio de transporte, especialmente de un tren: Unirse o combinarse con otro.” Aquí quizá estaba empalmado al recuperar su viejo Volkswagen Golf verde, y también recobrar el vigor de los 19 y ser capaz de poder volverse a empalmar, es decir a: “Seguir o suceder a otra sin interrupción, como una conversación o una diversión tras otra.”

Y así toda la vida de cachondeos, quiso vivir a tope, empalmado y venga a combinar ideas, a unirse con otro, a buscar un nivel que tenía sin saberlo. No fue consciente de que había ganado a la princesa, de que tenía unos hijos preciosos y todo por hacer y una vida de cuento. Poner la venda antes de la herida, buscar sin necesitar y querer sin medida.

No es el único que ha estado hUrgando donde no debía, ahora la felicidad viaja en sobres.

Sobresalto tras sobresalto, noticias indignantes cada mañana, que si este, que si el otro, que si el de más allá… Dicen que Bárcenas pagaba con sobres en dinero zaino algunos sobresueldos a algunos cargos del pepé, tendrán que demostrarlo. Que me indigna este tipo de cosas, mucho, no sabéis cómo. Que con lo que me cuesta llegar a fin de mes y con la de palotes que tengo que hacer para conseguirlo, me flipa la habilidad gestora de algunos. Tanto me sorprende que estoy pensando en leerme el libro, porque eso debe venir en un libro, supongo. Mira que me tomé con calma la carrera de empresariales, que estudié algunas asignaturas varias veces por interés académico, y no venía nada de multiplicaciones exponenciales de réditos económicos de las rentas del trabajo.

Eso si, si se demuestra, si se demuestra, ¡Ay si se demuestra! Porque ¡Manda huevos!

En esta España nuestra nos encanta juzgar, hacer de garzoncillos y valorar si este o si el otro, y qué hijos de puta… Sin esperar a que los jueces que han estudiado una carrera hagan su trabajo, ¡ah, espera! Que la judicatura está hecha unos zorros, aquel instrumento de limpieza que había en casa de la abuela para sacudir el polvo con fuerza. Y qué bien nos vendrían unos zorros para sacudirnos la mierda un poco.

Con la caña que le dimos a Mato porque no sabía de donde había salido el Jaguar del garaje, y resulta que Mulas no sabía que tenía un trío a tiro de sábana. Resulta que el ex-director de la siempre necesaria Fundación Ideas del pesoe pagaba a 500.000 rubias el artículo a una columnista que no conocía, que firmaba como Amy Martin que no Martín que tiene más glamour. Hasta ahí podría ser un resquicio de la finilpirúbica estupidez, pero los magnates pensaron que el se había travestido literariamente usando el pseudónimo y le fulminaron. Siguiendo el vodevil al día siguiente aparece la mujer de éste y dice que ella es Amy Martin y también Irene Zoe Alameda. En fin, la descojonación picture foss.

Así no hay quien de pié con bola, que no se aclaran ni con lejía de la buena madre y terminan por tomarnos a los españoles por el objeto silbante del vigilante nocturno, vamos por el pito del sereno. Todos estos chascarrillos chiripitifláuticos, que nos hacen sonreír se los debo a Pedro, mi compañero, un personaje de antaño elegante y distinguido como pocos, eso es así.

Esta es mi entrada número ochenta solamente, y después de mi dejadez para con este mi blog de estos últimos días, prometo recuperar las buenas costumbres y compartir más. Aunque como buen ex, prometer hasta meter y después de haber metido, nada de lo prometido. Después del refranero me resulta sencillo empalmar con Empalmadín, el mingarín que nunca falla.

Anuncios
7 comentarios
  1. nieves dijo:

    Me encanta la fluidez y la gracia con las que están expuestas tus ideas. Viva el salero. Te echábamos de menos y no es bueno dejar pasar tanto tiempo. Se ve que estabas inspirado y que eres un señor concendiendo a varios el beneficio de la duda. Avanti

    Me gusta

  2. santirez dijo:

    Bravo, Javi!

    Yo también creo en la presunción de inocencia, pero hay casos y casos y cuando se acumulan acusaciones por 6 delitos distintos y se oye lo que estamos oyendo, pienso “cuando el río suena…”

    Por otro lado, surge la pregunta ¿Nos merecemos los políticos que tenemos? No lo sé, pero puede que sí, en la medida que mantengamos nuestro alterado orden de valores.

    Me gusta

  3. alfonso dijo:

    Llevas razón majete pero no hay que ir a la 6° acepción de la RAE, con saber que “empalmado” se refiere a la oscenidad por ser quien es por titulo, ya lleva la penitencia. Quien presume de algo así, es porque le falta educación primaria.

    Me gusta

    • Me parecía más de majete buscar una acepción simpática más que pensar en el recurso zafio. Hubiera sido más sencillo hacer mofa de su torpeza y pestilencia por mofarse del título de su esposada. Y hacer referencia al pene erecto del duque, que seguramente se suavizará con los fríos de la sierra.

      Alfonso, bienvenido a mi blog, y espero contar con tu presencia por mis letras más a menudo.

      Me gusta

  4. Julian Gomez dijo:

    Sublime, brillante, ácido…eres Solamente crack¡¡¡

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: