Anuncios

La hortensia

Cuando puse ahí la hortensia, pensé que era el lugar ideal, que al abrigo del olivo crecería fuerte y segura. Que tendría la humedad suficiente, Una dosis adecuada de sol y todo el cariño y atención por nuestra parte. La planta fue creciendo poco a poco unos años más, otros menos. Cuando alquilamos la casa pensábamos que los inquilinos se ocuparían de nuestro jardín como hacíamos nosotros. Cuando el año pasado regresamos, la hortensia no estaba. En su lugar había dos palos, una V como símbolo de resistencia, y un recuerdo de la planta que hubo, que no dio muchas flores, pero a mi me gustaba.

Esta reflexión sobre la hortensia, sobre el crecimiento personal, los esfuerzos que ponemos en determinadas cosas, las perspectivas vitales… Son muy similares a las tribulaciones de cada día. Muchas veces me siento como esa hortensia, anclado en un sitio perfecto, con la dosis suficiente de agua y sol, al amparo del olivo, protegido por otras plantas. Otros pensaron en quitar esa planta, otros pasaron de ahí y lo intentaron, siempre hay un jardinero dispuesto a sanear, sin pensar hasta donde llegan las raíces.

Hoy, pese a los esfuerzos de algunos, la planta esta plagada de hojas verdes y asoma el destello de una nueva flor.

La verdad es que he intentado plantar varias cosas, varias veces. Ahí está el Acebo por ejemplo. Cuando lo planté, año tras año un vecino metido a jardinero, se empeñaba en pasar sobre él la segadora como hacía con el resto de las hierbas del “prao”. Harto de aquella situación, y después de recibir una llamada de Australia diciendo que a aquellas tierras habían llegado las raíces de un Acebo, decidí protegerlo. Construí un pequeño fortín con maderitas, y coloqué en una vara de bambú un trapo blanco a modo de señal. Jamás volvieron a segarlo. Desde entonces el arbusto mide casi un metro, es comprensible el trauma fue muy grande.

Que cada uno saque lo que quiera, que cada uno piense lo que quiera. No penséis que hay nada autobiográfico detrás, porque lo que cuento son historias reales de mis plantas, de mis intentos de plantas Solamente.

Anuncios
4 comentarios
  1. Nieves dijo:

    Me gusta. Es una reflexión sentida, lo que no quiero es que sea negativa. ¿No recuerdas lo de los brotes verdes?. Ánimo y adelante.

    Me gusta

  2. TTO dijo:

    El mundo se divide entre los que plantan y los que siegan.
    Enhorabuena

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: